Helicóptero de La Polar sobrevoló zona prohibida de Fuerte Tiuna

Un helicóptero de la empresa Polar sobrevoló una zona prohibida del Fuerte Tiuna, el complejo militar más importante del país. Esto ocurrió en junio de 2015. Pero la información se ventiló el pasado 31 de mayo a través de la sentencia N° 2016-0384 emitida por la Corte Primera de lo Contencioso Administrativa que declaró inadmisible una demanda interpuesta por Polar para recuperar el helicóptero incautado desde el 5 de junio de 2015.

Es un Macdonnell Douglas, modelo MD-90, siglas YV1408. Transporte Polar fue multada con 1.o00 unidades tributarias “por considerar que  la aeronave presuntamente ingresó en la zona prohibida de Fuerte Tiuna sin la debida autorización del Comando Estratégico Operacional”. La multa fue impuesta por el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (Inac) el 15 de junio de 2015. Transpolar la canceló el 8 de julio de 2015 y ese mismo día le pidieron al Inac que declarara la terminación del procedimiento sancionatorio y en consecuencia les devolvieran el helicóptero. El presidente del Inac respondió al planteamiento el 22 de octubre de 2015, fecha en la cual  declaró terminado el proceso contra Transporlar.

Pero la empresa señala que pese a ello, aun le tienen retenido el helicópero en la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda (La Carlota). Por eso razón le solicitó a la Corte de lo Contencioso Administrativo que obligue al Inac a devolverle la aeronave. Argumentó que la retención del helicóptero “ha implicado la imposibilidad de que nuestra representada continúe prestando los servicios de transporte aéreo al personal directivo, gerencial y especializado de las empresas Alimentos Polar Comercial, Pepsi-Cola Venezuela y Cervecería Polar, con el propósito de atender las contingencias que se presentan en las plantas industriales”.

Los jueces de la Corte Primera reprocharon que Transpolar atosigara de peticiones del mismo contenido al Inac, formulándole el pedido de regresarle el helicópero. “La presentación reiterada de peticiones, resulta contraria a la eficacia y eficiencia en el ejercicio de la actividad administrativa por parte del Inac”, respondieron los jueces Mirian Becerra, María Elena Guzmán Centeno y Eugencio Palencia.

Reconoce la Corte Primera que si bien Transpolar tiene el derecho a dirigir peticiones y recibir una oportuna respuesta, la Administración requiere de tiempo y recurso humano a los fines de dar contestación a las diversas solicitudes que le sean presentadas. La Corte declaró inadmisible la demanda porque Transpolar “no dejó transcurrir el lapso establecido en el artículo 5 de la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos”.