Falsos emisarios del presidente ruso Vladimir Putin estafaron a Pdvsa

Una mujer rusa y dos franceses son señalados de estafar a Petróleos de Venezuela (Pdvsa) al hacerse pasar como emisarios del presidente ruso Vladimir Putin, según se lee en las sentencias números 519 y 330 de la Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia. Andrey Spiridonov, Irina Alferova y Ruslan Adazhiy son los tres implicados en la estafa a la estatal petrolera, ocurrida entre los años 2009 y 2010.

La investigación fue abierta el 13 de julio de 2010 por la Fiscalía Superior de Nueva Esparta donde recibieron una denuncia de la empresa Valve Corporación C.A. Refieren que Andrey Spiridonov visitó en Rusia las instalaciones de Ankor, empresa dedicada a la fabricación y comercialización de válvulas para la industria petrolera. Allí dijo “ser el encargado directo por parte del Presidente Wladimir Putin de atender las contrataciones de las empresas rusas, que actuarían como distribuidores de insumos a la estatal petrolera venezolana Petróleos de Venezuela S.A. Pdvsa, convenciéndole de la posibilidad de buenos negocios en Venezuela, con la venta de sus productos, vale decir, válvulas para la industria del petróleo en Europa hasta ese momento”, señala textualmente la sentencia 380 de la Sala Penal.

 De ese encuentro acordaron la creación en Venezuela de una empresa que fuera como la sucursal  de la rusa Ankor, con el propósito de venderle a Pdvsa insumos necesarios en la explotación del petróleo y el gas. Tras varias reuniones en Margarita (Nue), nació Valve Corporación C.A. Tal fue el nivel de confianza generado por dicho grupo, que lograron captar inicialmente un millón 500 mil euros. “La justificación para el pago de tales cantidades de dinero, las centraban en el hecho que encontrándose prácticamente cerrada la negociación entre el ciudadano ANDREY SPIRIDONOV y PETRÓLEOS DE VENEZUELA S.A. PDVSA, en supuesto beneficio de VALVE CORPORACIÓN C.A., se requería la constitución de fianzas de fiel cumplimiento en el extranjero que permitieran dar viabilidad jurídica a los contratos millonarios a ser suscritos en Venezuela y específicamente en la Isla de Margarita”, refiere el Tribunal Supremo de Justicia al estudiar el caso.

La “firma” de Rafael Ramírez. Pero pese a ello, Valve Corporación C.A. no le veía el queso a la tostada y presionó al trío de estafadores para finiquitar el contrato con Pdvsa. Por eso los timadores armaron una reunión final en Margarita con 10 técnicos de la empresa rusa Ankor, incluido a su presidente internacional. Allí se planteó que la oferta del contrato no solo se limitaba a venderle insumos a Pdvsa, sino a empresas similares en Colombia y Ecuador.

Para darle credibilidad al asunto, el trío obtuvo del abogado Roberto Calvarese, un modelo de contrato de suministro para válvulas petroleras. Lo transcribieron e incorporaron “maliciosamente” los datos de Valve Corporación C.A. y del Ministerio para la Energía y el Petróleo que constituiría a decir de los estafadores, el documento que finalmente sería presentado ante los miembros de la empresa como el contrato final que permitiría la comercialización de sus productos en nuestro país para la industria petrolera. En dicho contrato falsificaron la firma del entonces ministro Rafael Ramírez, tal como lo informó la estatal venezolana al Ministerio Público.

Y llegado el momento de hacer valer dicho contrato ante las autoridades correspondientes de Pdvsa, Olimkhon Muminov e Igor Kirgizbaev, fueron informados que dicho documento no se encontraba registrado en los archivos de dicha empresa y por lo cual presumían su falsedad. Es en ese momento cuando los miembros de la empresa Arkor en Rusia y Valve Corporación proceden a interponer la denuncia ante el Ministerio Público el 13 de julio de 2010.

Detenidos y liberados. Dos años después, concretamente el 9 de octubre de 2012, Ruslan Adazhiy, de nacionalidad francesa, fue detenido en la república de Moldavia, vecina de Ucrania. Tres meses antes (9 de octubre 2012), atraparon en la ciudad italiana de Vareze a Irina Alferova, la única mujer del trío de estafadores. Los detuvieron en virtud de una notificación roja colgada en Interpol por el Tribunal 4° de Control de Nueva Esparta.

Pero, ambos fueron liberados porque las autoridades venezolanos no formularon a tiempo el pedido de extradición. De hecho, la sentencia de la Sala Penal del TSJ acordando la extradición de Adazhiy y Alferova, tiene fecha de 18 de diciembre de 2012. Es decir, un mes después que ya los estafadores estaban en las calle europeas. El ponente de esa sentencia fue el magistrado Héctor Coronado y le dieron su voto aprobatorio sus colegas, Paul Aponte Rueda, Deyanira Nieves, Blanca Rosa Mármol de León y Yanina Karabin. Esta última magistrada es la única que integra la actual Sala Penal, mientras que los demás, están jubilados.

Cuatro años después de esa decisión, la Sala Penal, con nuevos integrantes, acordó nuevamente la extradición de Ruslan Adazhiy, uno de los tres estafadores. Ese que habían atrapado en Moldavia y debieron liberar. El pasado 18 de octubre de 2016, los magistrados declararon procedente la extradición, en virtud de que el sujeto fue detenido en Roma. La sentencia, signada con el número 380, es un calco de aquella del año 2012. En esta ocasión, el ponente es el magistrado Juan Luis Ibarra Verenzuela y contó con el respaldo de sus colegas Maikel Moreno, Francia Coello, Elsa Gómez y Yanina Karabin.

Al momento de cerrar este reportaje (6-11-16) las autoridades venezolanas no han informado si Ruslan Adazhiy ya fue traído a Venezuela para ser juzgado ante el Tribunal 4° de Control de Nueva Esparta, donde tiene un expediente abierto por estafa, falsificación de documentos y asociación para delinquir. Se desconoce el paradero de sus otros dos compinches.

 

Anuncios